December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

October 22, 2019

October 16, 2019

October 11, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

DIOS POR, "D'S

October 8, 2019

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo Jesús.

 

Miren, me sorprendió mucho una nota periodística que leía esta mañana muy temprano, sobre la fiesta judía de Yom Kipur. Lo que captó mi atención es el hecho que, cada vez que se mencionaba en dicha nota a “Dios”, se lo hacía simplemente con dos consonantes separadas por un apóstrofe “D’s”. Lógicamente, debido al contexto, uno puede colegir a qué se está refiriendo esa…, no se si llamarle palabra, pues, la misma no existe en el diccionario de la lengua castellana. Sin embargo, el editor de la nota, consideró que un buen castellano, o español, si se quiere mejor, cambiaría el término “Dios” claro y directo para cada lector, por una palabra inventada que no es palabra, sino un sonido absurdo (procure pronunciarlo).

 

Esto expone como la agenda llamada, “corrección política” nos va llevando cada vez más lejos de las seguras costas de la lógica y el sentido común, hacia un océano abierto y tempestuoso de confusión y el sin sentido. Supongo que, para algunos, la palabra, “Dios” puede ser extremadamente ofensiva y, por ello, deciden arbitrariamente borrarla del vocabulario castellano y reemplazarla con un sonido ridículo, que no dice absolutamente nada. Pero, si vamos al caso, hay otros que sienten ofensa por palabras como, Halloween, judío, capitalismo, hombre, comunismo, Cristo, moreno, blanco, etc. ¿Qué deberíamos hacer en esos casos, remover las vocales? Cuando se pronuncia la palabra, “D’s”, ¿a qué trata de hacer referencia el escritor de aquella nota: Dados, Dineros, Dientes, Duelos, etc.? No; se está refiriendo a “Dios”. Entonces, ¿por qué no usar la palabra sin tantos tapujos?

 

Cada uno tiene derecho en creer o no creer lo que se le da la gana, pero, si leer una palabra produce tanto malestar y ofensa para algunas personas, se me ocurre que ya está siendo suficiente razón como para buscar turno y tener una consulta médica o mejor aún, visitar un psicólogo. No se puede creer que la sociedad ahora tenga que sacrificar el correcto lenguaje por un pseudo lenguaje de la llamada corrección política que, a fin de cuentas, en lugar de aclarar las ideas, las oscurece de todo significado, creando una mayor brecha en el intento por integrar a la gente y sus ideas.

 

¿Qué tal si nos dejamos de tanta corrección política infantilista y maduramos un poco? No creo que se produzca un daño cerebral o de tipo psicológico en nadie, si en lugar de leer “D’s”, lee correctamente la palabra “Dios”. ¿No le parece? Acabemos de una vez de ser tan sensibles, o insensibles al sentido común y, llamemos las cosas por su nombre. Considérelo.

 

Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload