December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

CAMINANDO CON DIOS

September 3, 2019

Buenos días estimados amigos/as, bendiciones en el nombre de Cristo Jesús.

 

Una nota periodística en materia de salud se titulaba “¿Cuántos pasos debes dar al día?”. La idea era abordar el problema creciente del sedentarismo en la sociedad actual. Y sí, no se puede negar que han cambiado las costumbres; antes vivíamos envueltos en más actividad física que en el presente. Hoy se pasan horas sentado en un auto, para luego continuar en un escritorio o máquina industrial en alguna factoría; al final del día, volvemos a estar sentados en el auto por una o dos horas de manejo hasta llegar a casas y, sentarnos frente a un monitor de computadora o el televisor, comer e irnos a dormir para, al día siguiente comenzar la rutina nuevamente. Sin duda, esto ha de traer efectos y consecuencias lamentables para la salud. Una de las frases de la nota versaba de la siguiente manera, “ya que hay muchas personas que pueden contar sus pasos con facilidad, es importante comprender su efecto en la salud”.

 

Pues bien, muchos quizá puedan contar sus pasos para influenciar en la salud, sin embargo, no cuentan que clase de pasos dan en la vida misma. Caminar es importante, pero, más importante es como se camina por la vida. Hoy se pone toda la atención a la salud física y se abandona la espiritual. Muchos caminan horas con el fin de mejorar su ritmo cardiaco, pero, resultan tener un corazón de piedra cuando se trata de las cosas espirituales. ¿De qué le vale a un adultero caminar kilómetros por día si su caminar diario es un desorden y una decepción para todos los que le rodean? Puede ser que tenga buena salud, pero no pasará de ello.

 

En las escrituras se habla de un hombre llamado, Enoc. Si hay un detalle interesante acerca de aquel individuo es que se lo recuerda por esta corta frase, “Y caminó Enoc con Dios”. Es una expresión maravillosa, pues, describe como aquel hombre seguía a Dios y no al revés. Mucha gente hoy espera que Dios los siga a ellos a donde quieran que vallan. Allí comienza el primar mal paso que nos llevará a muchos errores en la vida. Por otro lado, Enoc no buscó la soledad sino, acompañar a Dios en sus caminatas, iba con Dios. Muchos pierden de vista ¡qué aventura! es caminar por la vida acompañando a un Dios Todopoderoso que está dispuesto a mostrarnos, a cada paso que damos, su inmensa bondad y, además, sus planes gloriosos. Otro detalle es el hecho de haber caminado hacia la dirección o camino que Dios trazaba, pues, a veces la dirección que asumimos nosotros es una que nos confronta con grandes fracasos.

 

En definitiva, es bueno pensar en la salud y caminar un poco para ejercitar nuestros cuerpos acostumbrados al sedentarismo, pero mucho mejor es evaluar como estamos caminando por la vida. Y no solo eso, pero, asegurarnos que cuando lo hacemos, estamos imitando la disposición de aquel antiguo personaje llamado Enoc. Dios nos está esperando, póngase un buen par de zapatos y comience a dar los pasos de la fe. Le aseguro que, caminar con Dios por la vida, será la mejor travesía que jamás halla emprendido. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon