TRANSFORMACION

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

A menudo es escuchado decir a algunas personas, “yo quiero transformar mi vida; quiero cambiar, rehacerme, ser mejor persona”. Pero, luchan por implementar cambios y sienten que les es casi un imposible. ¿qué sucede cuando la gente no puede transformar sus vidas en algo mejor?

La palabra, “transformar” significa, hacer que alguien (o algo) cambie de aspecto; que venga a ser alguien distinto, eso sí, sin alterar sus características esenciales de ser humano, porque, en tal caso, hablaríamos de metamorfosis que es otro tema. La gente se disfraza, cambie de apariencia, pero, es un camuflaje que simplemente esconde lo que realmente somos; eso no es transformación, sino revestirse. Pero, debajo de ese falso traje, se sigue siendo lo mismo.

El científico alemán Hermann Keyserling (1880-1946), dijo, “La vida es un constante proceso, una continua transformación en el tiempo, un nacer, morir y renacer” Está bien eso acerca de la vida, pero, cuando se trata de una persona, ese proceso es imposible si no opera alguna fuerza que lo transforme; el hombre por sí mismo no se puede transformar.

La Biblia nos dice que la única manera de ser transformados es mediante la operación de la gracia de Dios en Cristo, obrando la salvación y todo lo ella que implica. Así que, lo que el hombre no puede hacer consigo mismo, Dios lo hace. Dios transforma la vida; nacemos naturalmente, estamos muertos espiritualmente, per, somos renacidos por la regeneración mediante la intervención del poder de Dios. El problema con muchos es que intentan hacer lo que solo Dios puede. Por eso fracasan en transformar sus vidas. Tienen la buena intención de ser mejor persona, pero, fracasan en el intento, pues, nuestra naturaleza nos impele a volver a ser lo que ya somos; nos podemos disfrazar, pero, solo ocultamos a la vista de otros lo que somos realmente debajo de las apariencias. En cambio, por la obra de Dios en nuestras vidas, se produce verdadera transformación.

Por lo tanto, para concluir, no luche inútilmente tratando de hacer lo que solo Dios puede. Si quiere disfrutar de una vida transformada, dele lugar a la obra de Dios; entonces, será partícipe de una verdadera transformación. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon