December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

EL SABELO TODO

June 25, 2019

Buenos días queridos amigos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

 

Seguro que en más de una ocasión se ha visto envueltos en una conversación sobre un tema determinado, llámese, política, economía, futbol o religión, en donde los que discuten tienen la respuesta para todo; son o se sienten expertos en estos temas y procuran, a veces a los gritos, hacer saber a todo el mundo que su opinión es la que cuenta, los demás están en el error. Ha menudo no saben lo que dicen, pero, quieren mostrarse como expertos, personas bien informadas y a quienes hay que prestar atención. ¡Cuántas veces he tenido que escuchar en silencio los desvaríos de alguien así! En silencio porque es mejor, en tales casos, callar y dejar que la persona ventile su ego super-inflado y quizá, en algún momento tengamos la suerte de verlo aterrizar de nuevo con los pies en el suelo.

 

No tiene nada de malo dar opiniones, el problema está cuando mi opinión es la única que cuenta y tratamos de imponerla, a veces incluso, con violencia, verbal o física. El que no sabe, le gusta aparentar que sabe; sin embargo, aunque algunos tal vez no lo sepan, él si sabe que no sabe. Pero, pretende que sabe de todos modos, porque, a fin de cuentas, hay que hacerse valer de alguna forma en la escala de la evolución; el más fuerte se devora al débil, dicen los filósofos naturalistas.

 

Miles de años atrás, un gran hombre llamado Salomón dijo estas palabras, “No seas sabio en tu propia opinión; Teme a Jehová, y apártate del mal; Porque será medicina a tu cuerpo, y refrigerio para tus huesos”. Noten que, para el escritor, en lugar de pensar en uno mismo en su escala de valor comparado con otros y, en el otro con quién competimos, nos sugiere que pensemos en Dios con temor y, que no demos un tras pie al mal. La salud incluso está en juego.

 

Así que, cuando estemos con un grupo de personas envueltas en discusión acalorada tratando de instruir al resto, recordemos un momento las palabras de aquel hombre y pensemos en Dios. No actuemos mal e incluso, caigamos en el ridículo por una cuestión de ego inflado y ventilemos nuestra ignorancia. El temor a Dios nos ahorrará grandes papelones cuando de discutir se trata. Recuerde, no se crea sabio en su propia opinión. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon