December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

MERAS PRETENSIONES

June 24, 2019

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

 

Llama la atención actualmente, el abuso que a menudo se hace de la frase, “el Señor me hablo” o “el Señor me dijo esto o aquello”. En el pueblo cristiano, quién usa tal expresión asume una posición de autoridad sobre quienes han de escuchar el mensaje dado y reclama para sí y, de los feligreses, el respeto y consideración que creen que merecen. Da a entender que se tiene una cercanía muy especial con Dios que otros no poseen. Que se pertenece a una élite de creyentes especiales, afinados o entonados a la voz del Espíritu Santo que los demás no comparten. Ahora, ¿por qué solo algunos creyentes poseen ese privilegio y no otros? Personas así, piensan, porque ellos son maduros; han alcanzado un grado de elevación espiritual que los hace dignos de un trato diferente al que recibe el resto de los creyentes en Cristo. Ellos son los que deben transmitir la voluntad de Dios al pueblo, los voceros o profetas, los intermediarios entre Dios y los hombres, por decirlo de alguna manera.

 

Pero, ¿debemos aceptar que una persona diga que recibió un mensaje sin cuestionar nada? ¿Cómo se corrobora que es cierto? ¿Y qué si la persona miente? No sería extraño que alguien diga haber recibido un mensaje de Dios cuando en realidad, no ha recibido nada. El Antiguo Testamento nos habla de un gran número de casos así. ¿Acaso hoy es diferente? De ninguna manera. Hoy, al igual que ayer, hay personas que tienen malas intensiones cuando se acercan a nosotros diciendo “el Señor me dijo”. La mejor garantía que tenemos en el presente que Dios es quién nos habla, no son las frases de algunos supuestos profetas en la iglesia sino la palabra inspirada y escrita de Dios. Allí no tenemos ninguna duda que es Dios quién nos da el mensaje. Es corroborable o verificable. Se puede estudiar. Se puede meditar. Pero, las frases repetitivas de algunos supuestos intermediarios entre nosotros y Dios, parecen más bien un asunto de espiritualismo y, la mayoría de las veces falso. La Biblia dice que hay un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre; no un hombre o una mujer dentro de la congregación. Y no importa si la persona cree que lo es; la Palabra de Dios dice que no lo es y punto. Por lo tanto, quienes usan indiscriminadamente esa frase, terminen de una vez de atraer la atención a ustedes y procuren dejar que Dios nos hable a todos como lo ha hecho durante los últimos dos mil años de la historia, a través de su santa palabra que no cambia. Allí sí, tenemos la seguridad total que “el Señor dice”. Todo lo demás, son meras pretensiones. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon