December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

EL SASTRE PERFECTO

June 11, 2019

Buenos días estimados amigos/as, bendiciones en el nombre del Señor

 

No soy muy amante de ir de compras, mucho menos recorrer vidrieras simplemente. Sin embargo, es algo común en nuestra sociedad, aunque no se compre nada, se puede hacer hasta una faena turística el visitar los escaparates que se adornan con el fin de atraer a presuntos clientes. Pero, es cuando hay que comenzar la tarea de buscar, revisar y probar las prendas que hemos de vestir donde comienza una gran aventura casi selvática. A menudo puedo sentarme a ver y hasta encontrar divertimento en el desfile que hacen muchos frente a un espejo: se miran, se vuelven a mirar; se mueven de un lado y luego del otro. Después de un rato, vuelven a hacer el mismo ritual tratando de imaginar cómo se verán cuando, habiendo pasado por la caja registradora, salgan al mundo para captar las miradas y quizás, algún elogio de ciertos transeúntes. Para eso, procuramos asegurarnos que, si hemos de vestir algo, que nos quede a la mejor medida posible, después de todo, se trata de obtener la aprobación, primero nuestra y, luego, la de los demás.

 

Ahora, esto me recuerda las palabras del apóstol san Pablo cuando dijo en Gálatas 3:27, “porque todos los que habéis sido bautizados en Cristo, de Cristo estáis revestidos”. Digo yo una cosa, ¿nos hemos visto alguna vez en el espejo? Cuando se trata de la imagen que proyectamos como hijos de Dios, ¿cómo nos vemos? Estar revestidos de Cristo implica una gran responsabilidad, pues, tiene que ver con la imagen que mostramos, como lucimos ese vestido nuevo. Cuando la gente nos ve, ¿puede ser que nos digan “ese vestido le queda demasiado grande”? Porque mire que estar revestidos de Cristo es llevar ropas lujosas, de gran honor. Nuestras vidas no deberían estar tanto pegadas a un espejo moviéndonos de un lado a otro para lucir un buen traje, sino, delante de los ojos de Dios para que nos diga si estamos luciendo bien el revestimiento de Cristo en nuestras vidas. Para ello, debemos, no solo vestir, sino lucir en movimiento la realidad de nuestro Señor en cada uno de nosotros. Así que, cuando salga de compras, recuerde antes de entrar a gastar su dinero que, quien lo gasta, ya va, o supuestamente debe estar ya revestido de Cristo, si ha dado su paso de fe para salvación. Y para ello, no hace falta ropa cara y hermosa, Cristo es el mejor traje que es digno de ser elogiado, si no por los hombres que no entienden, a lo menos por Dios quién es el sastre perfecto, sus medidas nunca fallan. Entonces, una pregunta, ¿es esa ropa de su talla? Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon