EL DOLOR

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

El escritor británico Clive Staples Lewis (1898-1963), escribió lo siguiente, “Dios susurra y habla a la conciencia a través del placer, pero le grita mediante el dolor: el dolor es su megáfono para despertar a un mundo adormecido”. A menudo vemos el dolor como una maldición, el físico, el emocional, los dramas del mundo, etc. No cabe duda que es molesto y que más bien, lo que es contrario, a saber, el placer, es preferible. Sin embargo, lo que insinúa el autor mencionado posee una gran verdad. En los momentos placenteros, Dios nos hace conscientes de su gracia, de sus cuidados, etc. El problema es que, a veces tenemos la tendencia de olvidarnos de Su presencia y culminamos ignorándolo del todo; nuestras consciencias se duermen y se dedican a soñar lo que no corresponde. De repente, el mal nos visita y, hasta que no podemos lidiar con él, entonces recordamos a Dios y a Él vamos por su ayuda. Ahora sí nos despertamos y prestamos atención a nuestra fragilidad y cuánto lo necesitamos.

A veces Dios usa el dolor para mantenernos en línea y no terminemos por abandonar el camino. Es molesto, pero, el dolor nos recuerda que somos quebradizos; que estamos necesitados de la simpatía divina y su asistencia. Nos inclina a Cristo en busca de alguna respuesta. Nos dirige los ojos una vez más hacia esa cruz donde su vida dio por nosotros. Así que, cuando el dolor nos visite y agita nuestra paz, recuerde que tal vez, sea el mensajero de Dios que nos mantenga cerca suyo, de lo contrario, es posible que lo olvidemos en los placeres y, por ende, movernos lejos de su presencia. Es posible que Dios te traiga a Él mediante el dolor; no te alejes mucho. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts