UN CUERPO PRESTADO

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

A menudo me he encontrado con gente que dice esta frase, “este es mi cuerpo y con el hago lo que quiero”. Pues bien, no necesariamente, en tal caso, puede hacer lo que puede, no lo que quiere. No puede dejar de comer y vivir; no puede salvarlo del juicio eterno; no puede sanarlo de las dolencias sin medicina o algún milagro; no puede hacer otra cosa que el cuerpo no se lo permita, no importa si usted quiere, sencillamente, “no puede”. Así que, la arrogancia hay que dejarla a un lado y pensar un poco más hasta dónde da nuestro cuerpo.

A más de esto, se debe tener presente que su cuerpo es prestado. Dios lo diseñó en el momento de la creación. Por generación, nuestros progenitores nos lo otorgaron. Luego, Dios lo sostiene; si Él no toma cuidado providencial del mismo, está expuesto a un sinfín de males que son una amenaza continua. Y si hablamos de la eternidad, la resurrección futura de ese cuerpo, depende sola y exclusivamente de la justicia, la gracia, el poder y la voluntad de Dios, de lo contrario, su fin es el infierno, aunque usted no lo quiera de esa forma. ¿Se da cuenta? No es que usted hace lo que quiere, más bien hace lo que puede, pero aún eso está limitado. Entonces, usted no puede hacer con su cuerpo todo lo que quiere, sino solo lo que puede. Tenga más atención de él porque llegará el momento que, cuando despierte a esta realidad, tal vez sea demasiado tarde. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon