December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

UN DESAFORADO RELIGIOSO

May 27, 2019

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor

 

Decía una vez el escritor Suizo Hermann Hesse (1877-1962), “La práctica debería ser producto de la reflexión, no al contrario”. Cuando aplicamos esa frase al terreno de la vida cristiana, pregunta, ¿nuestra práctica es producto de la reflexión?

 

Se entiende por reflexión el pensamiento o consideración de algo con atención y detenimiento para estudiarlo o comprenderlo bien. Si lo que practicamos es una simple costumbre asumida, es posible que caigamos entonces, en prácticas que bien pueden ser censuradas por la misma Palabra de Dios. Cuando se trata de la fe cristiana, las implicancias de esto son o bien pueden ser terribles. En la actualidad, muchas de las experiencias en el pueblo evangélico actual hubiesen sido escandalosas en décadas anteriores. Pero, ¿por qué, por ser anticuadas? ¿No será tal que vez hemos perdido el sentido de la reflexión del por qué abandonamos algunas cosas para asumir otras diferentes? Cuando de practicar el cristianismo se trata, la oración, el culto, la predicación, la enseñanza, etc., mucho de lo que se ve hoy son actos irreflexivos; una costumbre que se adquiere por asociación con otros que las practican, es decir, seguir por imitación lo que la mayoría hace. Pero, esto a veces se torna irracional, el comportamiento de masas. Si vemos a un grupo de gente corriendo desenfrenados en una sola dirección, es muy probable que nosotros, aunque no sepamos porque corren, echemos a correr con ellos en el mismo norte. No tenemos idea de porque corremos, pero, por si acaso, nos unimos al grupo. Muchos que se suman a las iglesias hacen exactamente lo mismo, se mueven de la misma forma, cantan igual, oran igual, predican igual, dicen las mismas frases como un mantra, etc., simplemente porque otros lo hacen e imitamos lo mismo. Pero, ¿qué de la reflexión? El cristiano debe considerar lo que hace y por qué lo hace. De lo contrario, se dedica a un ritual sin mayor sentido para su vida. La conclusión de Hesse es muy apropiada hoy en la iglesia, en un ambiente que parece más una carrera de desaforados que el culto de creyentes que reflexionan para dar a Dios un culto racional. Deténgase a reflexionar en las cosas de Dios, no sea simplemente, un desaforado religioso. Considérelo

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon