ENDULZA TU VIDA

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

Después de tantos años fuera de mi país de origen, muchas cosas y costumbres han cambiado en mi vida; de más está decir que el Señor tiene mucho que ver con dichos cambios. Sin embargo, un hábito ha permanecido conmigo a pesar del tiempo, tomar mate (bebida típica de algunos países del sur del continente). Lo preparo cada mañana, sin azúcar y, me gusta acompañarlos con algunas galletas con manteca o, margarina. Sin embargo, en algunas oportunidades, me resultan desabridas; mate amargo, galletas amargas…, en fin, de tanto en tanto es bueno agregar un poco de matiz y entonces, tomo un frasco de mermelada de frutilla o frezas y unto las galletitas; entonces sí, me siento a disfrutar de un buen mate amargo con galletas dulces.

A veces la vida cristiana puede resultar un poco sin sabor; la misma rutina, la misma iglesia, la misma gente, el mismo predicador, etc. Usted entiende lo que digo. Nos acostumbramos y practicamos el cristianismo en forma casi autómata, a control remoto. ¿Qué se puede hacer para agregarle sabor a la vida? Agréguele dulce. Agréguele la dulzura de la presencia constante de Dios en cada cosa que haga. Que no sea un asentimiento de fe intelectual, es decir, reconocer que Dios está con nosotros. No, viva esa realidad, sea consciente que sí, Dios está con usted en cada momento. Es su constante compañía. Cuando aceptamos que Dios está presente en nuestras vidas, no importa las circunstancias sin son a veces un tanto amargas y con muchos sin sabores, el Señor endulzará cada situación y podremos saborear su presencia. Por lo tanto, hermano, ponle dulce a la vida, invita a Dios a ser parte constante de todas tus circunstancias, te aseguro que la vida no será más amarga. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon