UN PLAN PERFECTO

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

¿Puede usted vivir sin hacer planes? Alguien podría responder que sí, si es que se lo propone. Sin embargo, la dicha propuesta sería un plan, por lo tanto, queda descalificado el intento. Si nuestra voluntad está activa, siempre estamos planeando algo, chico o grande, no importa, estaremos proyectándonos a hacer, concluir o lograr algo. Cuando planeamos, lo hacemos con cierta esperanza de que vamos a obtener resultados favorables, de allí que, hagamos planes. Los mismos nos dan cierta proyección y seguridad de que lograremos el resultado deseado. Cuando actuamos en forma espontánea es difícil predecir los resultados, por eso hacemos planes.

Ahora bien, ¿cree usted que Dios tiene planes? Sin duda que, a lo menos la mayoría responderá afirmativamente a la pregunta. Además, ¿usted cree que los planes de Dios funcionan? Es muy probable que asienta a eso también. Una pregunta más, ¿cree que Dios planifica mejor que usted? Me resisto a creer que su respuesta sea un “no”. Todos sabemos, si somos de la fe, que Dios siempre tiene mejores planes que los nuestros y que, además, son certeros, pues, Dios nunca se equivoca.

Si estamos convencidos de esto, que los planes de Dios son mejores que los nuestros, ¿qué le parece si le dejamos a él que dirija nuestras vidas? Después de todo, lo que él tenga planeado hacer con nosotros, será mucho mejor que lo que nosotros supongamos que nos conviene. Por lo tanto, no se preocupe tanto en planear su vida; Dios ya tiene un plan trazado que comenzó con su salvación. Ahora, deje que Dios continúe con su propósito. Recuerde, él nunca se equivoca, nosotros sí. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts