December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

HONESTIDAD

February 20, 2019

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

 

Los escándalos mediáticos son tan comunes que ya no sorprenden a nadie. Por ejemplo, los medios noticiosos han perdido tanto el enfoque objetivo de las cosas que se han convertido en proselitistas políticos e ideológicos y no agencias de noticias. Lo que más se destaca es el nivel de deshonestidad que reflejan los periodistas al manejar la información. Muchos protestan sobre estas tendencias.

 

Ahora, la honestidad se define como una cualidad humana que consiste en comportarse y expresarse con sinceridad y coherencia, respetando los valores de la justicia y la verdad. Pues bien, como se puede apreciar, este concepto, no solo les queda holgado a los medios de difusión actual, sino que, además, es inexistente.

 

Cuando se habla del pueblo de Dios, que supuestamente ha de mostrar una postura diferente a estas actitudes, al contrario de ello, encontramos que abrazan la misma conducta de aquellos que hoy manipulan la información. Las leyes no parecen prohibir las falsedades y tampoco censurarlas, sino que, por el contrario, más bien las utilizan con el fin de cautivar a la gente. Las iglesias son plataforma de propagación de mentiras, engaños, estafas, enriquecimiento ilícito, violaciones, etc. Pero, para este tipo de desmanes, no hay ley ni justicia.

 

Un escritor y filósofo latino llamado Seneca, del primer siglo, escribió, “Lo que las leyes no prohíben, puede prohibirlo la honestidad”; algo muy cierto, demás está decir. Pero, si la honestidad es una virtud perdida o aun ridiculizada sin alguien la anhela, ¿cómo podremos prohibir lo que aun las leyes pasan por alto? En realidad, lo que sucede hoy en el hombre, no es un problema de falta de leyes que regulen la conducta, sino una grave falta de honestidad. Si no podemos ser honestos con Dios, ¿cómo podremos serlo con los demás o con nosotros mismos? Ser honestos es una virtud, no una vergüenza. Por lo tanto, en cada situación que encaremos,  aunque la deshonestidad la veamos como cosa común, recordemos los cristianos que, entre otras cosas, debemos ser honestos; es parte de nuestro testimonio. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon