BLOQUEADORES DE AYUDA

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

En días pasados el gobierno de Venezuela obstruyó un puente que conecta dicho país con el de su par vecino, Colombia, evitando la entrada de ayuda humanitaria para sanear la crisis que enfrenta la población en estos momentos. La noticia ha generado el repudio de quienes están contra el régimen de gobierno vigente y, sin duda, dará mucho de qué hablar en las jornadas venideras. La tribuna internacional no puede comprender como es posible que el actual presidente esté privando la asistencia oportuna para poder aliviar la carestía que enfrenta el pueblo. Esto despierta la indignación justa, no solo de los países de otros continentes, sino de los de la misma región.

Pues bien, en el ámbito espiritual, existe en el presente una necesidad asombrosa del pueblo de Dios por alimento sólido de su santa palabra. Mucho están intentando ofrecer un mensaje que los lleve de retorno a las sagradas escrituras, con enseñanzas que los devuelvan a la tradición doctrinal que hemos heredado de los apóstoles y, con ese fin, nutrir al pueblo de Cristo satisfactoriamente. Sin embargo, muchos llamados “pastores” y con la falsa autoridad del nuevo “apostolado”, bloquen la ayuda espiritual, que a este punto es también humanitaria, impidiendo, mediante intimidación de todo tipo, que los creyentes en busca del alimento apropiado de la palabra de Dios lo reciban de aquellos que están dispuestos a concederlo. No faltan las amenazas de excomunión, maldiciones, represalias y otros tipos de métodos extorsivos y de terror, que impiden a estos prisioneros espirituales ser liberados de tales sistemas que ya hoy rayan en un “culto”.

A quienes están hambrientos y sedientos de la verdadera palabra de Dios, es porque no la están recibiendo, por lo tanto, salga de esas prisiones, de esos guetos de espiritualidad falsa y cruce el puente. Hay muchos pastores y maestros que están dispuestos a darle el alimento que puede nutrir debidamente sus vidas. No se someta ni esclavice a las amenazas de dictaduras espirituales. Cristo nos llamó a libertad, no a satisfacer los caprichos de un líder determinado. Si quiere la pobreza espiritual, quédese donde se la ofrecen; si busca el alimento sólido, abra la puerta y salga, hay allí fuera abundante comida esperándole, usted debe tomar una decisión. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon