APOSTANDO CON LOS INOCENTES

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Un experimento social que se mostró en la BBC, procuró mostrar la neutralidad de género tomando niños varones, vestirlos con ropa de niñas, con colores rosados por cierto, y que jueguen con juguetes para niñas y, viceversa con las mujercitas. La idea detrás de esto es, no tanto probar una tesis, sino imponerla, a saber, el asunto de la diferencia de sexos es una construcción social y no algo que tenga que ver con la diferencia natural de las personas.

Lo que desconcierta es la hipocresía de este estudio, pues, si se quiere demostrar la neutralidad de los sexos, me pregunto ¿para qué vestir los niños con la ropa del sexo opuesto? Y después promulgan que la sociedad es culpable de establecer estereotipos y los muy ignorantes no se dan cuenta que ellos mismos están estableciendo otro. Estas son las personas que luego, al referirse a los animales, los clasifican en machos y hembras, reconociendo con ello la distinción natural en las especies. Y luego, cuando se trata de los seres humanos, alteran los valores, eliminando la diferencia entre hombre y mujer. Digo yo una cosa, ¿acaso no es eso precisamente una construcción social que va contra naturaleza? Pero no, ellos alegan que, afirmar la diferencia de sexos entre el hombre y la mujer es la construcción social que ha dado lugar al patriarcado. ¿Y qué promueven entonces? Un verdadero disparate.

La Biblia no en vano aclara que Dios, al crear a los seres humanos los clasificó como “varón y hembra”, no un valor neutro. Ni siquiera la observación más rigurosa de la naturaleza humana avala la afirmación de la neutralidad en los sexos. Estos experimentos sociales se tratan nada más ni nada menos que de “abuso a los menores”. Usar a niños de cualquier forma para beneficio de otro es abuso, sea este físico o psicológico, porque se predetermina el futuro del niño por inducción y no por escogencia propia. A todos quienes hacen este tipo de ejercicios y quienes los aprueban, son dignos de pena judicial. Y si no toma lugar en esta vida, sin duda que la tendrán que enfrentar en la otra, delante de la presencia de Dios. Dejemos de jugar con la vida de los inocentes. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon