December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

CASTIGANDO A CRISTO POR LOS PECADORES

July 25, 2018

Buenos días estimados amigos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

 

En reiteradas oportunidades he leído de personas que, al enterarse de los abusos y delitos perpetrados poro los líderes religiosos, han optado por abandonar la fe que una vez profesaron con pasión. Y es comprensible el descorazonamiento del pueblo religioso, pues, habiendo confiado en sus pastores, han sido defraudados, por lo tanto, ventilan dicho descontento con la apostasía.

 

Pero, por lo pronto, se debe tener presente que hay una distinción entre la fe y las acciones de quienes dicen profesarla, aunque, normalmente, la gente no hace esta disociación. La creencia religiosa debe estar emplazada en la divinidad y no en los profesantes. Dios es el centro del culto y la adoración y, el hecho que las personas muestren conductas reprobadas no implica que él sea el autor de dichas faltas. El abandono de la iglesia por causa de un delincuente dentro de ella no soluciona el problema de los abusos, a menos que la institución, como ha sucedido en algunos casos, se hace cómplice y procura el ocultamiento de los hechos. Pero, aun así, son los hombres los autores de tal infamia y no la fe misma. El abuso de una ley por parte de delincuentes no hace que la ley sea infectiva, en tal caso es la aplicación de la misma el problema. Pero, por el simple hecho que halla abusos de las normas, no implica que debamos abandonarla y, por ende, sumirnos en la anarquía.

 

Los creyentes que no hacen distinción entre la conducta de algunas personas y lo que se llama “el Cuerpo de Cristo” manifiesta una falta de madurez y comprensión acertada de las cosas. Por supuesto que, emocionalmente hablando, la decepción nos lleva a veces a hacer abandono de la iglesia, pero, no se resuelve el problema del delito actuando en esos modos, sino interviniendo para limpiar la institución que fue establecida justamente para cobijar y edificar a quienes han abrazado la fe. La iglesia no es culpable de los abusadores, los hombres lo son. En la actualidad, mucha gente puntualiza los desmanes que hacen algunos llamados apóstoles que comercian con el evangelio y por ende, deciden alejarse de la iglesia. Ese no es el paso más acertado. Lo que se debe abandonar es el subsidio de los tales y buscar una iglesia donde realmente nos aporten los beneficios de una fiel enseñanza bíblica.

 

Así que, los escándalos seguirán vigentes; siempre habrá abusadores de la confianza del pueblo de Dios. Pero, no se aleje de Dios ni de la comunión con los verdaderos santos, no los castigue a ellos por causa de los farsantes. Busque en qué forma puede aportar para que esto deje de suceder y no deje de congregarse. En momentos de decepción, lo mejor que podemos hacer es afiliarnos a quienes piensan de la misma forma y sufren los dolores de la estafa. Por lo tanto, miremos a Cristo antes de abandonar la fe y no lo dejemos a él por los pecados de los hombres. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon