December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

ABORTO, SINONIMO DE DESTRUCCION

June 13, 2018

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

 

En este debate tan acalorado respecto al tema de la legalización del aborto en algunos países de Latinoamérica, se incluye una opinión que muchos estiman es válida para la justificación de la práctica. El argumento va de la siguiente manera: “La Ley del aborto no obliga a nadie a abortar. La ley del divorcio no obliga a nadie a divorciarse. La ley del matrimonio homosexual no te obliga a ser gay. Las leyes que otorgan derechos no hacen daño. Lo que hacen daño son las prohibiciones de derechos”.

 

Pues bien, ante todo, las leyes si obligan; obligan a la obediencia y sumisión a las mismas. Por otro lado, la última parte de este corto argumento que versa, “las leyes que otorgan derechos no hacen daño” es falso; depende que tipo de leyes se implementen, bien pueden hacer daño y mucho. El problema es que cuando se usa la palabra ley, se la equipara al concepto “justicia” o “bien común”. La ley de la esclavitud, por ejemplo, fue una ley de derechos hacia otra persona y, sin embargo, fue una ley inmoral y que hizo mucho daño. La última línea, “Lo que hacen daño son las prohibiciones de derechos”, pasa por alto el hecho que la ley del aborto hace un daño irreparable, pues, prohíbe el derecho del niño destruido (asesinado), a la vida.

 

He escuchado a personas que defienden el derecho al aborto, basados en argumentos extremos como el de violación de una mujer. Sin embargo, los casos de abortos son efectuados por personas que no quieren asumir la responsabilidad por haber actuado sin pensar en las relaciones sexuales. En una sociedad super-sexualizada, muchas personas, sin haber tomado las debidas precauciones, terminan en una situación de compromiso y, la solución a la mano es el exterminio de la criatura que se ha concebido. Es cierto que hay situaciones traumáticas y deben considerarse debidamente. No es un tema sencillo de abordar, pero, el gran problema es el de una sociedad que no tienen en cuenta la opinión de Dios en el asunto.

 

Lo que más me sorprende es que algunos cristianos están a favor de la ley del aborto, sin considerar que aporte hace la palabra de Dios acerca del tema. Que el mundo establezca leyes que se ajusten y den licencia a su estilo de vida, es de esperarse, pues, se trata de un mundo sin Dios. Pero, que el pueblo de Cristo se una en yugo desigual con la sociedad en este tema, es algo desconcertante. Mi oración es que Dios se apiade de esas criaturas que son quemadas con químicos, o destruidas con tenazas, y al final de tanto dolor y barbarie, reciban un puesto en su bendita presencia. No nos subamos al vagón desenfrenado de este tren descarrilado de ideologías de destrucción; no defendamos solo los derechos de los animales dejando a un lado los derechos de un ser humano. ¿Acaso vale más la vida de un ballenato que la de un niño? Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon