December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

RECIBIENDO A LOS AMBULANTES

June 11, 2018

Buenos días estimados amigos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

 

Leyendo las noticias respecto a la hola migratoria de nuestros hermanos venezolanos a países vecinos de la región, me sorprendió la hostilidad con que algunos de ellos son recibidos en las nuevas tierras donde asientan sus pies. Muchos de ellos están siendo maltratados e incluso acusados de desestabilizadores; gente que viene a vivir a costas de los programas sociales de los lugares en los que se refugian; personas que son importadores del crimen y la violencia y cosas por el estilo. Me causa tristeza la falta de solidaridad real en el pueblo latinoamericano. Son solidarios de palabra, pero, cuando se trata de poner esas palabras en acción, las cosas tienen otro tenor. Es irónico la crítica que se ha estado haciendo del actual gobierno norteamericano acerca de su programa migratorio, en especial contra los latinoamericanos, y resulta que ahora ellos mismos manifiestan intolerancia de gente que, aun siendo latinos, son recibidos con recelos y desconfianza y aun siendo mal tratados por sus semejantes en otros países.

 

Lo peor es cuando este tipo de insensibilidades se dan en las iglesias. Cuando llegan personas provenientes de iglesias donde se les ha hecho daño, han sido mal adoctrinados, y otro tipo de factores, llegan a congregaciones buscando refugio, ánimo espiritual y consuelo, y son recibidos con ojos escrutadores, miradas desconfiadas y una cautela innecesaria. Se confunde la prudencia con la duda, cuando en su lugar, deberíamos recibirlos con brazos abiertos y un anhelo por poder demostrar nuestro amor cristiano. En el mundo, no debería extrañarnos este tipo de comportamientos, pues, el hombre muestra sus hilachas cuando su solidaridad demanda un costo más grande del calculado. Pero, de la iglesia, ese tipo de conducta debería ser inexistente. Cuando Cristo nos recibió, lo hizo sabiendo bien como éramos, llenos de pecados y desolación del alma y, no obstante, abrió sus brazos para recibirnos y atendernos. Nosotros, su cuerpo, debemos continuar esa labor con el mismo espíritu, abriendo nuestros corazones a los pecadores que huyen de la tiranía del pecado, buscando salvación y refugio en la familia del cielo. Así que, aprendamos de los males que se ven en el mundo y ofrezcamos alternativas saludables de amor y comprensión cuando un pecador a nosotros se acerque buscando asistencia. No olvidemos que, en esas condiciones nos acercamos a Dios un día. En esta semana, no olvidemos tender una mano al pecador que busca ayuda. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon