NADA ES ALGO?

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Creo que todos y la gran mayoría han visto alguna vez a una persona caminar balanceándose en una cuerda con riesgo de caer al vacío. Es una típica escena de circo que produce asombro y pánico al mismo tiempo. Pues bien, el reconocido cosmólogo Lawrence Krauss, autor de un libro que llegó a ser un bestseller, “A Universe From Nothing”, propone la idea, como su nombre lo indica, que el universo llegó a la existencia sin ser precedido por algo; es decir, que apareció de y por la nada. En una de sus líneas dice, “la ‘nada’ es tan física como lo es ‘algo’, especialmente si dicha nada es definida como la ausencia de algo”

¡Brillante! ¿Por qué no nos ponemos de pie un momento y le damos un aplauso? Aquí tenemos a un hombre que estudió años en una universidad para obtener su grado de cosmólogo y ahora procura recodificar nuestro vocabulario más elemental con el fin de redefinir la palabra “nada” como “algo”. Imagine, cuando digo, “no tengo nada que escribir, en realidad significa que tengo algo que escribir”; Cuando digo, “no tengo con que pagarle, en realidad significa, tengo con que pagar”; Cuando digo, “no hay nada sobre la mesa, en realidad significa que hay algo”. O sea, el vacío, no es vacío, es un lugar lleno con vacío. Es interesante la maniobra filosófica, no científica, que este autor hace para probar su tesis, con el fin de descalificar la intervención de Dios en la creación y dejarnos con una posibilidad que las cosas vinieron a la existencia de nada, o sea, perdón, de algo. Y digo, ese algo ¿de dónde procedió?, bueno, de nada, pero, en realidad, de algo, algo es nada, pero, nada es algo; mejor no digo nada, aunque, al decir nada, digo algo, ¿qué…?

Si, por favor, vaya a buscar las aspirinas y tómese el frasco entero, yo también tengo dolor de cabeza, no entiendo absolutamente nada, pero este autor se convirtió en un bestseller. Se necesita más fe para creer las semejantes maniobras idiomáticas de este caballero que el simple y directo relato de las escrituras, “En el principio creo Dios los cielos y la tierra…” O sea, algo de la nada, pero, por acción de “alguien”, a saber, Dios.

Este es el problema con estos argumentos, se trata de un balance circense de trapecistas intelectuales que procuran caminar por una cuerda para cruzar de un lugar a otro, pendiendo sobre espacio vacío y aire. Pero, para declarar semejantes cosas, se deben tener fundamentos firmes, no meras especulaciones y maniobras lingüísticas con el fin de proponer una simple filosofía, no creo en Dios. Mire, la cosa es así y el salmista lo pone claramente en el papel por inspiración, “Dice el necio en su corazón, no hay Dios” Salmo 14. Dr. Krauss, usted puede creer que algo es nada y nada es algo, en cuyo caso, ese algo que usted escribe en su libro es nada, pero, déjenos tranquilos a los cristianos con nuestro Dios y su revelación. Es más racional que su malabarismo intelectual. Ahora, permítame preguntarle a usted amigo/a, ¿razona usted también sobre una cuerda floja? Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts