INTELIGENCIA ORIGINAL

Buenos días queridos hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

Encontré en la red esta definición de la palabra “inteligencia”, “Facultad de la mente que permite aprender, entender, razonar, tomar decisiones y formarse una idea determinada de la realidad” No cabe duda que, en el mundo hay gente con una gran inteligencia y, otros en cambio, bueno, digamos que son un poquito distraídos. La inteligencia que ejercita el hombre es uno de los aspectos que nos diferencia del resto de los animales. Puede ser y se está probando que éstos tienen un nivel de inteligencia considerable, según la especie, pero, nada comparable a la capacidad que manifiesta el ser humano.

Ahora, la inteligencia del hombre ha llegado a un plano que, no solo ha concebido la idea de “inteligencia artificial” sino que, además, ya la está implementando. Claro, esto ha despertado la imaginación incluso de los fatalistas que ven en este paso el fin de la sociedad como la conocemos, peligrando en caer en manos de las máquinas que toman las riendas de este mundo, reduciéndonos a la posición de sub-sirvientes suyos. Es un cuadro aterrador, pero, dudo que llegue a tomar lugar tal escenario.

A través de los años he escuchado a personas decir, “¡cómo me gustaría ser más inteligente!”. Pero ¿sabe usted que hay una manera de crecer en inteligencia? Y la forma de lograrlo es la menos sospechada, la Palabra de Dios. Mire lo que dijo el proverbista, “Los proverbios de Salomón, hijo de David, rey de Israel. Para entender sabiduría y doctrina, Para conocer razones prudentes, Para recibir el consejo de prudencia, Justicia, juicio y equidad; Para dar sagacidad a los simples, Y a los jóvenes inteligencia y cordura” Pr. 1:1-4. Si usted cree en la inspiración de las escrituras, entonces aceptará que, lo que este hombre del pasado escribió, lo hizo dirigido por Dios. Por lo tanto, nos ha dejado una serie de dichos que nos llevan a reflexionar y hacer conclusiones prácticas que nos ayudan a ser prudentes y acertados. Ya ve, puede adquirir inteligencia sin tener que recurrir a una intervención quirúrgica para que le implanten un chip electrónico en la cabeza; solo debe abrir su biblia y comenzar a meditar en ella. Y le aseguro que no tendrá una inteligencia artificial, sino una muy natural y verdadera. ¿Quiere usted ser más inteligente? Considere más la palabra de Dios para su vida. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts