HELLO MOTO

Buenos días queridos hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Vivimos en la era de la tecnología. Hoy prácticamente no podemos funcionar normalmente desconectados de la sociedad sin tener los artefactos electrónicos que nos ligan unos a otros; el celular es uno de esos artículos que no podemos obviar. Algunos aprueban y otro desaprueban la dependencia que se ha despertado de estos aparatos, pero bueno, es el mundo en el que vivimos.

Cada mañana, cuando enciendo mi aparato celular, una voz electrónica me da los buenos días. Está programado a hacerlo cada vez que lo activo; fiel a su comisión, nunca falla a menos que esté sin las baterías recargadas. Se trata de la típica voz familiar que me recibe al mundo de la comunicación virtual.

Ahora, cuando nosotros nos levantamos cada mañana, ¿le decimos a Dios, “buenos días”? Es decir, ¿reconocemos su presencia cuando nos activamos para una nueva jornada? Después de todo, Dios quiere mantenerse conectado con sus hijos y supongo que ellos a su vez, desean estar conectados con él; no vía celular, sino directamente a través de su presencia en el Espíritu. A menos que estemos desconectados espiritualmente de él, o con las baterías espirituales tocando el mínimo, perderemos la oportunidad de despertar reconociendo la presencia tan necesaria de Dios en nuestras vidas. Así como mi celular es fiel a su comisión, así debemos ser nosotros orando y reconociendo la presencia del Señor en nuestras vidas. Por lo tanto, mi estimado amigo/a, disfrute los beneficios de la tecnología, pero, no olvide de reconocer también la presencia de Dios y recuerde cada mañana dicha realidad con un “buenos días Señor”. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts