VIRALIZANDO

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

A menudo suelo escuchar que ciertos videos se hacen “virales”, creo que todos a estas alturas, entendemos el concepto que, por ponerlo en los mismo términos, se ha hecho también “viral”.

Lo que me llama la atención es algunos de los clips (otro término popular hoy día), que se hacen virales y que, después de mirarlos, resultan ser un verdadera fiasco. Es que parece lo que se hace viral es la idiotez, lo vulgar y lo más profano que se le puede ocurrir a la gente. Y no solo eso, pero, la velocidad con que asciende en cuestión de minutos la gente que se apunta para alimentar el ego de semejante pérdida de tiempo. Claro, alguien puede resplicar, bueno, pero, pastor, ¿para qué los mira usted también? Y sí, en eso caemos un poco todos en esa trampa tan efectiva de la información en línea; es un tanto como las propagandas de televisión de las cuales ya estamos tan hartos.

Ahora, siendo que la viralización de las cosas más tontas han tomado lugar céntrico en la opinión pública, ¿no sería bueno que los cristianos volvamos a viralizar el evangelio? Despúes de todo, eso es justamente lo que tomó lugar en el primer siglo del cristianismo. Los creyentes eran tema de conversación en todas partes, algunas favorables y otras, bueno, llegaron a la persecución. Pero, de todo modos, la noticia de la salvación era tema de conversación en el nuevo siglo. Qué interesante sería si pudiésemos volver a ese entusismo primitivo por la propagación de la buena nueva en lugar de gastar tiempo en viralizar cosas que son tan absurdas y sin sentido francamente, en esta sociedad humana que en lugar de moverse hacia adelante, vamos dando pasos hacia atrás. Viralicemos a Cristo y su mensaje de salvación. ¿Qué le parece? Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts