December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

DOS CIEGOS EN EL HOYO

April 16, 2018

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

 

Un asunto que está adquiriendo relevancia hoy en la iglesia es, si es necesaria la preparación teológica de los ministros o pastores de iglesias. Hay quienes, sin preparación obvia, argumentan que los discípulos de Cristo no tuvieron que asistir a una escuela o seminario teológico para ser escogidos y enviados al ministerio de la predicación. Sin embargo, hay un problema con la frase “escogidos y enviados”, le falta la palabra “preparados” en el medio. Los discípulos de Cristo fueron escogidos y, luego, preparados antes de ser enviados. El seminario más riguroso se llevó a cabo en los primeros años del cristianismo y Cristo fue su primer profesor.

 

Cuando el Espíritu Santo descendió sobre los discípulos en aquel famoso “aposento alto” en Hechos 2, fue para habilitar a aquellos hombres a predicar lo que ya habían aprendido de Cristo. No fue un toque mágico que sacó un conejo de dentro de una galera (al mejor estilo de Las Vegas). Fueron hombres preparados por el Señor Jesucristo a diario, por un período de unos tres años. Luego, los hombres que dirigieron la iglesia, ancianos, obispos y presbíteros, fueron hombres preparados para dirigir la grey.

 

Cuando Pablo instruyó a Timoteo en cuanto a la organización de la iglesia en el departamento de educación, le indicó que ordenara “no un neófito, no sea que envaneciéndose caiga en la condenación del diablo”. Y luego, a través de la historia de la iglesia, los que tuvieron a cargo la educación y preparación del pueblo de Dios, fueron hombres aptos para la enseñanza, no solo para hacer retórica, sino para instruir bíblica y teológicamente a la grey. Sin embargo, hoy muchos llamados “pastores”, no han adquirido ningún tipo de entrenamiento teológico y, son ellos los que han tomado la palabra para instruir siendo ellos mismo indoctos. De más está subrayar el impacto negativo que esto trae y ciertamente está trayendo a la iglesia contemporánea.

 

Si una persona ha sido llamada por el Señor para servir como ministro del evangelio, debe entonces ir a prepararse; esa es su responsabilidad. El resistirse a dicho entrenamiento da evidencia que jamás ha recibido el llamamiento, sino que se trata de un espíritu de asumir funciones que no le corresponden desempeñar. En un mundo altamente informado, es requisito indispensable que los ministros estén debidamente preparados y que sean habidos a la lectura y el estudio continuo. Una persona que no está preparada, no está en condición de preparar a otros. Por lo tanto, mis queridos hermanos/as, antes de querer instruir en materia espiritual, asegúrese primero que ha sido instruido debidamente, de lo contrario, será otro de tantos neófitos que se convierten en instrumentos del error. Y esto no solo es para pastores sino también para maestros y disipuladores. Recuerde, un ciego que pretenda guiar a otro ciego culminará con ambos en el hoyo. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon