LO QUE SALE DEL PULPITO

Bienvenidos hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

El predicador anglicano, John Stott, (1921-2011) dijo estas palabras, ““No se preocupe por quien entra y sale de la iglesia (local), preocúpese por lo que entra y sale del púlpito” A estas acertadas palabras podríamos agregar que lo importante es, como consecuencia de lo indicado, contemplar que es lo que entra en el corazón de la audiencia que escucha. Notablemente, aunque esta frase es correcta, hoy el púlpito está invadido; ha sido tomado prisionero por un ejército de hombres y mujeres que suben a él con enseñanzas totalmente erróneas. Hubo un tiempo, sin embargo, en que los feligreses cuestionaban a los predicadores; en el presente, se los deifica, a tal punto que, siendo parlantes de herejías destructoras para la iglesia, el pueblo que los sigue los defiende y ampara fielmente. Muchos se resisten a aceptar que sus cerebros han sido programados a creer mentiras. Programados porque desde los púlpitos, y en una forma sistemática, se planifica una manera de pensar, dándose instrucciones y directrices que demandan, eventualmente, absoluta lealtad, aunque lo que se cree y acepta como verdad, sea una mentira. La historia del pensamiento es elocuente al mostrar como los hombres han aceptado como verdadero, conceptos que hoy sabemos fueron totalmente falsos. Pues bien, en la iglesia actual, se sigue dando este mismo patrón.

Cuando hay personas subidas a los púlpitos, se les adjudica cierta autoridad intelectual, es por eso que la gente acepta casi en forma incuestionable lo que dicen. Por ello, hay quienes aman subirse a los púlpitos, para ser venerados y adulados por la audiencia que los escucha y les siguen. En un sentido, es un medio de adquirir fama y reconocimiento. Lo lamentable es que, muchos de estos exponentes, no tienen la preparación, la altura intelectual, la autoridad dada por el Espíritu y, la aprobación de mentes preparadas y, sin embargo, son aceptados como personal apto para instruir. Con razón la iglesia vive en tanta ignorancia y error, alimentando las estafas millonarias que se ven en el Cuerpo de Cristo. Si no hay un celo por el púlpito, y en especial, la actitud crítica de quienes escuchan lo que sale de allí arriba, lo que haremos es edificar un edificio fundado sobre cimientos endebles que levantarán una catedral de la ignorancia y la herejía. Regresemos a ejercitar una capacidad más crítica y, preocupémonos más en juzgar que dejamos entrar en nuestras mentes y corazón. La misma vida eterna depende de ello. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon