MATRIMONIO ABIERTO O ADULTERIO?

Buenos días queridos hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Como si no tuviésemos suficiente con los desajustes sociales y el avance de una inmoralidad cada vez más permisiva, ahora va cobrando popularidad lo que da en llamar, “matrimonios abiertos”; ¿qué me cuentan ustedes? La idea no es tan novedosa como parece. Se trata que las parejas casadas tengan la libertad de experimentar relaciones sexuales con otras personas, estando emancipados. Lo que me llama la atención es como se trata de dar nuevos nombres a prácticas que antes se las llamaba por lo que eran, en este caso en particular, “adulterio”. Pero, decir adulterio es cargar la práctica con un estigma social y espiritual o moral, por lo tanto, se trata de minimizarlo o erradicarlo del todo con un término nuevo. Pero, no hay vocablo que pueda eliminar el hecho que, se promueve el adulterio como algo normal y aceptable.

De por sí, la práctica esta condenada con un montón de problemas, sin embargo, lo que quiero subrayar en este caso es cómo se dan nuevas frases a prácticas que antes eran consideradas inmorales. Las palabras de Isaías cp.5, vienen otra vez a la mente “¡Ay de aquellos que a lo malo dicen bueno y a lo bueno malo!” Sin embargo, eso es justamente lo que se está haciendo en este caso en particular. Las partes envueltas en esta tendencia dicen que “nadie tiene el derecho a juzgar” pero, juzgan de atrasados a quienes no está de acuerdo con la práctica. Otros que no las aprueban, sin embargo, apoyan este tipo de comportamiento como aceptable si las partes envueltas dan su acuerdo, pero, si lo fuese, entonces no deberían protestar si su cónyuge opta por experimentar con ello. Al fin y al cabo, lo que el modernismo está promoviendo no es un avance en la civilización, sino un atraso cada vez más marcado a la incivilización. Estas tendencias son imparables, van a ir afianzándose en la mentalidad de la población y, poco a poco, aceptándose como otro estilo de vida más entre tanto otros. Incluso la iglesia será desafiada a aceptar esto como normal entre la gente. Sin embargo, el principio bíblico mantiene vigencia, lo malo es malo y seguirá siendo malo; lo bueno seguirá siendo bueno. No depende de la opinión o aceptación social, es una verdad objetiva por sí misma. Mire, si usted está entreteniendo la idea de engañar a su cónyuge con otra persona por buscar satisfacción personal, es su prerrogativa, pero, no me venga con eso de “matrimonio abierto”, se trata lisa y llanamente de la antigua práctica del adulterio y punto. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts