ATENTO A LAS CONSECUENCIAS

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

Dijo el Faraón, “¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz…? Yo no conozco a Jehová…” Lastimosamente, ese hombre tuvo que experimentar crudamente quién es Jehová, al sufrir sus juicios por su impertinencia; conoció a Jehová y padeció las consecuencias de no reconocerlo. A través de la historia, muchos hombres han desafiado la soberanía de Dios, negando su existencia, o simplemente, rechazando autoridad sobre sus vidas. Cualquiera sea la postura que se asume, nadie puede revelarse contra la regencia de Dios sin sufrir las consecuencias.

En hombre presente continúa pronunciando las palabras de aquel Faraón; la soberbia y aun actitud burlona pretende erradicar toda posibilidad de juicio, como si el solo hecho de negarlo implicara su eliminación. Es que el hombre vive engañado con la idea que Dios es un mito, un invento de la imaginación primitiva que no podía explicar los fenómenos naturales. Y si bien es cierto que eso se puede afirmar de las divinidades paganas, no así con el Todopoderoso Dios. El hombre no le da la existencia mediante un subterfugio de la razón. No se trata de una explicación infantil de lo desconocido. No es un amparo ficticio con el fin de calmar el temor y la incertidumbre respecto del futuro. Dios es real, y aquel antiguo monarca lo experimentó en carne propia al ver la manifestación, no solo de su existencia, sino de su poder y juicio. Los hombres de hoy, están en fila, con tickets en la mano, esperando ser llamados para rendir cuenta, como aquel Faraón, y terminar en humillación y ruina. Así que, permítame preguntarle, es usted de aquellos que también preguntan, “¿Quién es Jehová, para que yo oiga su voz…? Yo no conozco a Jehová…”? Espero que, de ser así, se prepare para asumir las consecuencias. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon