ESPERANDO SU VISITA

Buenos días queridos hermanos/as, bendiciones en el nombre del Señor.

La visita del Sumo Pontífice Romano en estas horas, aquí en el Perú, ha empujado multitudes fuera de sus hogares para darle la bienvenida y, si fuere posible, a lo menos poder darle un vistazo a la figura del líder católico. Las calles se saturan con la gente que se agolpa para celebrar su visita; otros procuran tocarle, con la ilusión de recibir “la bendición”, no se como se entiende eso. En fin, la histeria es colectiva, como si fuesen visitados por el mismo Cristo.

Lamentablemente, no se trata de Cristo, sino de un hombre común investido con un cargo sobresaliente en la creencia Católico-Romana. Pero, esta euforia del momento se disipa al terminar la visita. Mucha de esta gente no pisará una iglesia. Lo que es aun más serio, la gran mayoría, sino todos, no tienen noción ni interés en el mensaje del evangelio. La vista está dirigida a un mortal y no al que resucitó y vino para dar vida eterna. En el caso del Papa, solo puede ofrecer una mano levantada, Cristo, manos perforadas por clavos. El Pontífice, ropas muy blancas, Cristo, un cuerpo ensangrentado y lastimado por nosotros. Este visitante, un discurso contradictorio y más cercano a un sofismo, Cristo, palabras de vida y vida eterna. Y a este hombre le llaman, “el Vicario de Cristo”. NO; este hombre no representa a Cristo en absoluto. Cristo no necesita vicario alguno; el mundo lo que necesita es a Cristo mismo. En lugar de esperar la vista de este líder, estemos expectante a la vista de Cristo, que se aproxima con cada día que pasa; ¡Cristo viene! ¿Está usted listo para recibirle? Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon