LLUVIAS DE GRACIA

Buenos días estimados amigos/as, bendiciones en el nombre de Cristo.

Una característica propia de la zona en la que estoy localizado por el momento, es la falta de lluvias. La región está rodeada de colinas; por dondequiera que se dirija la vista existe este tipo de formación geológica. Sin embargo, lo que llama la atención es la ausencia de árboles y plantes en ella. Son formaciones lisas y totalmente estériles de vegetación, uno de los distintivos curiosos de esta región del pacífico sur americano.

El corazón del hombre, muchas veces es estéril, sin fruto, seco. A menos que se haga algo para cambiar ese cuadro, el mismo no tendrá posibilidad alguna de, por sí mismo, cambiarlo. El Antiguo Testamento posee innumerables referencias a Dios enviando la lluvia para fertilizar la tierra de su pueblo. Pero, el nuestro no es un Dios interesado en la agricultura, sino en bendecir a su pueblo. La lluvia es una manifestación de su gracia y, dicha lluvia de gracia puede y quiere derramar en el corazón de quienes deseen su dádiva. Por lo tanto, en lugar de vidas estériles y sin fruto, como estas formaciones en Perú, ¿por qué no vidas regadas por lluvias de gracia de parte del Dios y Salvador Jesucristo? Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts