SIN ACEPCION DE PERSONAS

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Bueno, ya instalado en Lima y a punto de viajar a la localidad de Cañete, he podido sustraer un poquito de tiempo para hacer un breve comentario. Del viaje en avión he sacado una experiencia que comparto con ustedes. Estando ubicado a unas tres líneas de la clase “A”, de la aeronave, note como, cada vez que las azafatas cruzaban la línea de una sección a otra, inmediatamente tomaban cuidado de cerrar las cortinas que separan la clase “económica” de la “clase privilegiada”. Cada vez que se corría el telón, no podía evitar la curiosidad de mirar al otro lado. Me venía a la memoria acerca de los debates contra la discriminación en la sociedad y, como las voces se hacen cada ves más fuerte para humillar esa práctica que tanto ha separado a los hombres a través de la historia. Sin embargo, después de tanto griterío en la arena pública, todavía se puede ver la diferencia que se hace entre un sector de la sociedad y otra, y este viaje expuso ese patrón de conducta. En este caso, la discriminación es entre gente común y otros pudientes; no somos todos iguales; hay mejores personas que ameritan tratos preferenciales; la mejor clase (con la billetera llena, claro está). Esto muestra la incongruencia cuando se habla de eliminar la discriminación y la práctica de tales argumentos.

Sin embargo, en ese viaje pude meditar en el hecho que, en el cielo, en la iglesia, en la presencia de Dios, en la oración, etc., no hay diferencia entre los redimidos. No hay una mejor clase que otra, somo todos consiervos y coherederos con Cristo. Me produjo un sentido de paz y felicidad al saber que, aunque en este mundo los argumentos sean contradictorios, en las cosas del cielo, no existe tal contradicción; delante de Dios somos todos iguales. Nuestro Padre nos hace un tratamiento preferenciale en relación a los no creyentes, pero, para quienes son sus hijos, no hay diferencia. Gracias a Dios por su trato parejo y justo con nosotros sus hijos. Dios no hace acepción de personas. Considérelo.

El pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon