APOSTANDO AL DESTINO

Buenos días amigos/as, bendiciones en nombre de Cristo

Quizás no muchos estén familiarizados con el término, “ludopatía”, pero, tiene que ver con la adicción patológica a los juegos de azar y las apuestas. Se trata de un vicio como el alcoholismo o el consumo de estupefacientes y, por ende, el afectado necesita la debida atención. Para muchos que padecen este tipo de problema, es muy difícil salir de ello por sí mismos.

Aunque parezca extraño, el hombre sufre de este problema en el ámbito espiritual también, su problema es jugar al azar con su destino eterno. Se apuesta a la vida por ver si al final, los resultados llegan a ser favorables y, poder colectar los beneficios de haber apostado a un futuro que no tuvo en cuenta la más segura asistencia de Dios. Para muchos, la vida es un juego de azar, y el que no apuesta, no gana. Lamentablemente, los riesgos son enormes y las consecuencias, eternas. Jugar a los dados con el futuro es el peor negocio y, en cuanto a la salvación, en ese casino, el hombre siempre pierde sus apuestas.

En lugar de continuar con ese vicio de la humanidad, de querer apostar a las probabilidades del destino eterno, es mejor atender el llamado de Dios para salvación en Cristo. En ese caso, no se apuesta nada; al contrario, se hace la mejor inversión, pues, sus réditos son eternos. Lamentablemente, el único capaz de tratar ese mal común en el hombre es el Señor Jesucristo. No hay otro medio de salvación o liberación de este fenómeno que afecta a todo hombre. Por lo tanto, hay que reconocer que tenemos un problema, y luego, recurrir a aquel que puede librarnos del mismo. ¿Le gusta las apuestas? Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon