QUITANDONOS EL CAMUFLAJE

Buenos días hermanos/as que nos siguen, bendiciones.

El camuflaje se trata de la ocultación o disimulo de una cosa o persona para que no sea vista; esto puede envolver también el velar una acción o intención determinqda. En el reino animal, se puede ver en acción mecanismos altamente sofisticados de camuflaje con fines de supervivencia. En el ámbito militar, los soldados visten a menudo uniformes que se confundan con el terreno de operaciones y de esa forma, confundir al rival. En definitiva, el propósito es, pasar desapercibido.

El cristiano actual, a diferencia del que vemos en el primer siglo, por ejemplo, vive camuflado. Permítame explicarme mejor. En cuanto a las convicciones doctrinales que van contra las tendencias ideológicas de la sociedad en que se vive insertado, procura disimular su posición aceptando algunos de los conceptos propuestos fuera de la iglesia, con el fin de pasar desapercibido. La gente, a menudo en la iglesia se comportan como creyentes para ocultar una vida diferente; en definitiva, se camuflan de cristianos en el culto, luego, remueven la sotana del domingo. El creyente en la rutina fuera, en el mundo, procura mantener oculta su identidad religiosa, por temor al ridículo o la persecución de la sociedad. En definitiva, vemos que esta práctica del disimulo es más común y extendida de lo que se quisiera admitir.

Los cristianos no somos llamados a ser discípulos camuflados, sino expuestos al mundo; no se trata de disimular nuestra fe sino exponerla abiertamente para que todos la vean. Es parte de asumir el llevar la cruz de Cristo. El escondernos como cristianos no es una estrategia, es un fracaso. Para algunos quizás lo sea, con el fin de sobrevivir en un mundo persecutor y hostil a la fe cristiana. Pero, no fuimos llamados por Cristo para vivir escondidos, sino más bien para ser un espectáculo al mundo por causa de Cristo. Por lo tanto, salgamos de nuestros escondites y quitemos de nosotros el disfraz y, vivíamos abiertamente como verdaderos discípulos del Señor. El Cristo resucitado dijo, “…recibiréis poder cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros; y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea y Samaria, y hasta los confines de la tierra”. Hechos 1:8. Es imposible ser testigos de Cristo, con vidas escondidas o disfrazadas para confundirnos con el medio en que vivimos. Quitémonos el camuflaje. Considérelo.

El pastor


Featured Posts
Recent Posts