PASALO A OTRO...

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Bien podríamos llamar a la navidad, la fiesta de los regalos. Es caótico es estado en que se sume la calle y los negocios, y luego de pasada la fecha, quedan los residuos con ofertas tentadoras que nos tientan a abrir la billetera. Pensando en ello, hay una práctica que quizás es el secreto no reconocido, pero, muy practicado por muchos más de lo que se quiera admitir. Se trata de regalar obsequios que hemos recibido, pero que no le encontramos uso. A veces, recibimos presentes que agradecemos con una sonrisa silenciosa para luego terminar guardándolo en algún cajón o estante de la casa, hasta que incluso olvidamos que lo hemos recibido. Sin embargo, cuando somos apremiados por la necesidad de compartir un presente en situación de aprieto, recordamos ese regalo que hemos guardado y muchas veces se convierte en el salvador de una situación embarazosa. Pues bien, lo envolvemos con mucho cuidado y entonces, con una sonrisa pasamos el regalo para regocijo de su nuevo dueño. Podemos crear un eslogan, “si lo recibiste, pásalo al otro”

Bueno, ¿saben? El evangelio es el regalo más precioso que Dios nos ha otorgado, no solo porque transforma nuestras vidas y nos da paz con Él, sino que todavía ofrece beneficios de connotación eterna. Pero, algunas veces, la noticia se convierte en algo del momento y luego, volviendo a la rutina de cada día, guardamos la noticia en algún rincón de la mente. Permítame sugerirle una cosa, ¿qué tal si hacemos lo mismo que con esos regalos que sacamos del almacén para compartirlo con otro? Tome el regalo de Dios y compártalo con sus amigos, familiares y vecinos; le aseguro que será el mejor regalo que habrá presentado jamás; una vez más, “si lo recibiste, pásalo a otro”. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon