QUE SIGA LA LLUVIA

Buenos días estimados amigos/as que nos siguen, gracia y paz

Bueno, desde la ciudad desde donde comparto estas líneas, hemos despertado con un día lluvioso y, por ende, gris. La lluvia no siempre es bien recibida, sin embargo, necesaria para humedecer el suelo que, eventualmente nos proporciona beneficios del cual todos somos bendecidos. Imaginen como sería nuestro estilo de vida si no hubiese lluvia de tanto en tanto.

Hace unos 2700 años atrás, Dios le revelaba a su siervo Isaías las siguientes palabras, “Porque como desciende de los cielos la lluvia y la nieve, y no vuelve allá, sino que riega la tierra, y la hace germinar y producir, y da semilla al que siembra, y pan al que come, así será mi palabra que sale de mi boca; no volverá a mí vacía, sino que hará lo que yo quiero, y será prosperada en aquello para que la envié?” Isaías 55:10-11.

Para quienes estén en este momento encarando la lluvia (y para quienes lo harán en algún futuro) recuerden la procedencia y efectos beneficiosos de la palabra de Dios en su vida. Cuando riega nuestro corazón, éste produce fruto. Dios nos ha dado su santa palabra con el fin de lograr resultados en cada uno de nosotros. Por lo tanto, en este día gris, cuando consideramos las palabras de nuestro Dios, nos pone una sonrisa en el rostro; después de todo, como lluvia, la palabra de Dios refresca y nutre nuestras almas. Que siga lloviendo entonces. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts
Archive
Search By Tags
No tags yet.
Follow Us
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon