LA APUESTA DE PASCAL?

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

Con el fin de entrar en la discusión acerca de la existencia de Dios y el destino de los hombres, el brillante matemático Blaise Pascal (1623-1662), propuso lo que se conoce como “La Apuesta de Pascal”. Su argumento se presenta de esta forma: siendo que no se conoce de modo seguro que Dios exista, es más prudente apostar que sí existe. Si optamos por creer, y no existe, usted no pierde nada. Pero, si opta por no creer y él sí existe, usted se va al infierno. Por lo tanto, es mejor asumir su existencia por las dudas. Esta es una manera simple de describir este argumento. En forma más simple, significa que es mejor creer que no creer, pues, de esa forma usted posee una posibilidad matemática del 50% de acierto. De allí el concepto de apuesta.

Muchos cristianos usan este argumento hoy cuando se trata de convencer a alguien de aceptar la oferta del evangelio. Pero, hay varias fallas en este intento; permítame enumerar a lo menos algunas de ellas:

  1. Por lo pronto, no es un argumento bíblico, sino racional.

  2. Es una aceptación por conveniencia y no por conversión (una transacción comercial)

  3. La salvación no se trata de hacer apuestas, sino un serio llamado al arrepentimiento

  4. La conversión es una obra de Dios en el hombre y no una simple decisión del hombre por la existencia de algún “dios”.

En definitiva, este es un argumento lamentable que procura arrebatar una aceptación de la existencia de Dios de labios de un incrédulo, pero que ni siquiera es sincera, por lo tanto, de asumirse, se trata meramente de una hipocresía. Definitivamente, un error común cuando se trata de presentar el evangelio. Recordemos un momento las palabras de Hebreos 11:6, “Pero sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que le hay, y que es galardonador de los que le buscan” Creo que las palabras del escritor son claras; el argumento de “La Apuesta de Pascal”, queda totalmente desacreditado por las escrituras. No usemos argumentos racionales de sabiduría humana para ganar almas para Cristo, simplemente, prediquemos el evangelio. Considérelo.

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts