December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

JUSTICIA PARA TODOS

November 29, 2017

Buenos días estimados amigos/as que nos siguen, bendiciones a todos

 

Últimamente somos partícipes hasta cierto punto, del repudio general manifestado hacia personas responsables de cometer delitos aberrantes contra sus semejantes. Tenemos el caso de los terroristas que han sido tema de portadas en los últimos años, sumado a los diferentes crímenes cometidos por delincuentes comunes en nuestras ciudades y cuyos delitos se extienden de los más regulares a los más siniestros. La sociedad reacciona vengativamente contra tales sucesos y gracias que poseemos un sistema de justicia emplazado para hacer restitución a la sociedad en lugar venganza. La ofensa debe ser castigada, el tipo de pena queda supeditado a los códigos de leyes de cada nación.

 

Pero, cuando se trata de una infracción a la ley de Dios, el hombre asume una postura diferente. Concebir a un Dios indignado por nuestras ofensas, nos ofende; pero si alguien nos ofende, el/la tal persona merece la “justa” retribución por su osadía. Ahora, si usamos ese criterio, y lo usamos realmente, ¿no implica por lógica que Dios tenga el derecho de hacer lo mismo? ¿Cómo es posible que la justicia divina no deba ser ejercitada, cuando nosotros aplicamos la nuestra a los infractores? El mismo criterio del porqué retribuimos a quién ofende a la sociedad, debe prevalecer cuando se piensa en la ofensa a la ley divina; la misma ha de merecer su justa retribución. En este caso, dicha justicia dice que todos los hombres estamos declarados culpables y condenados a pagar el precio de su justa retribución. En definitiva, no hay inocente en este mundo; todos somos responsables ante la justicia divina. Me pregunto, ¿se indigna usted cuando la justicia divina en ignorada? Dios sí; y a menos que busquemos la forma de que seamos justificados debidamente, deberemos pagar nuestra deuda contraída, como los delincuentes que esperamos sean condenados en nuestros sistemas judiciales. Allí es donde Cristo juega un papel preponderante para nuestra situación. Él dio su vida para que nosotros no tengamos que pagar la deuda que tenemos con la justicia divina. Quiere ser declarado inocente, debe venir a Cristo; de lo contrario, el mismo criterio en usted que demanda se haga justicia en la sociedad hacia un infractor, es el misma que prevalece cuando usted ahora es un infractor de la ley de Dios. Usted y yo, necesitamos a Cristo, y es urgente. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon