PONGAMOS FIN A LA VIOLENCIA DE GENERO

Buenos días estimados hermanos/as, bendiciones en el nombre de Cristo

La “Organización de las Naciones Unidas” acaba de presentar un informe en el que se describe a América Latina como la región más violenta del mundo para las mujeres. Solo en el 2016, se dieron 1.831 asesinatos de mujeres. No solo esto, sino que, además, un número de casi el 30%, han sufrido algún tipo de abuso de típico físico y/o sexual. Francamente, no me sorprendería que esas cifras sean aun mayores. Uno de los crímenes más comunes es la violencia de género y el abuso de niños. Es un problema epidémico que muchos progresistas y conservadores procuran ocultar. Estas cifras ponen al descubierto una cultura de violencia que no ha instaurado programas de reeducación para los hombres. Prácticamente, se ve establecida una ley de la selva, la del más fuerte, que cree tener un derecho natural de someter a los más débiles. Este grado de violencia se ve incentivado, no solo por culturas arcaicas de machismo desenfrenado, sino por video juegos, programas televisivos y aun el cine, donde se glorifica, y siempre se ha hecho, la violencia. Incluso, en los debates que hoy son televisados, referentes a temas generales, se puede ver la actitud de irreverencia y falta de respeto por el otro; no es nada extraño que esos estados emocionales alterados sean expresados con personas más vulnerables o aun parejas con quienes tenemos mayor confianza. Crear consciencia no es solamente informar, tampoco imponer por la fuerza, sino educar correctamente acerca de valores que tengan en cuenta el respeto por el ser humano. Un cristiano que forma parte de este ejército de abusadores no se puede contar en las filas de los redimidos. Como pueblo de Dios, debemos siempre ubicarnos del lado de los más débiles. Y sepamos que, si en esta vida los violentos se salen con las suyas, eventualmente caerán en las manos de un Dios justo y vengador de los perversos. Tengamos cuidado, pues, eduquemos y eduquémonos para dar un cambio a estas cifras tan alarmantes. Considérelo

El Pastor


Featured Posts
Recent Posts