December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

UNICA FUENTE DE AMOR

November 15, 2017

Buenos días a todos los que nos siguen, bendiciones en el nombre del Señor

 

Definen al odio como “el sentimiento profundo e intenso de repulsa hacia alguien que provoca el deseo de producirle daño o que le ocurra alguna desgracia” Se habla mucho de la necesidad de amarse unos a otros en estos tiempos, sin embargo, el odio se propaga como una plaga virulenta que lo infecta todo: odio a los morenos; odio a los judíos; odio a los blancos; odio a los homosexuales; odio a los cristianos; odio a los ateos; a los demócratas o los republicanos; liberales o conservadores, a Dios o a los demonios; al pasado o al presente; etc. Los debates de hoy no se tratan de intercambios de ideas opuestas, sino de odios profundos hacia el que está del otro lado. Hemos llegado a un estado de cosas donde no se opina diferente, sino que se procura destruir al que piensa distinto, eliminarlo de la escena de la existencia de una vez por todas. Se juzga equivocadamente que el mundo sería un lugar mejor si silenciamos para siempre al que se ubica en el lado opuesto.

 

Sin embargo, semejante manera de pensar lo que hace es cimentar el odio del cual no se puede escapar, pues, su fuerza destructiva es indomable. Como bestia salvaje sin riendas, el odio lo va devorando todo hasta dejarnos las carcasas de la sociedad humana. No estaba muy equivocado el escritor y dramaturgo español Jacinto Benavente (1866-1954), cuando decía, “Más se unen los hombres para compartir un mismo odio que un mismo amor”. Se ha hecho un gran esfuerzo por fomentar y establecer el amor entre los hombres y la empresa ha sido siempre un fracaso. El odio es un germen en el hombre que no puede descartar sin ayuda sobrenatural; hemos tenido la chance de varios milenios y hemos fracasado. El camino del amor no lo encontrará jamás el hombre en su corazón, sino en el corazón de Dios; “Dios es amor” nos dicen las escrituras, y fruto de Su Espíritu Santo es esta virtud. Va más allá de lo erótico, más alto, más profundo, genuino y abrazador, lo que el mundo necesita si quiere escapar de su cruento destino de destrucción es ese tipo de amor divino. Dijo Pablo, “El amor es sufrido, es benigno; el amor no tiene envidia, el amor no es jactancioso, no se envanece; no hace nada indebido, no busca lo suyo, no se irrita, no guarda rencor; no se goza de la injusticia, mas se goza de la verdad. Todo lo sufre, todo lo cree, todo lo espera, todo lo soporta. El amor nunca deja de ser” 1 Corintios 13:4-8ª. Y atención con esa última frase. Cuando los hombres hoy dicen amar y dicho amor perdura un poco de tiempo, no es el amor que viene de Dios, amor transformante; amor que cambia a los hombres; amor que une y fraterniza. Es un amor que cada vez es ahogado por el odio que va eclipsando la precisa cualidad que nos traería a todos juntos en amistad sincera. Sin fe es imposible agradar a Dios, y sin amor, imposible congeniar entre los hombres. Es tiempo de buscar la única fuente del amor. Considérelo.

 

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon