December 23, 2019

December 19, 2019

December 16, 2019

December 6, 2019

December 3, 2019

December 2, 2019

November 26, 2019

November 25, 2019

November 12, 2019

Please reload

Recent Posts

DIGA NO AL KARMA

January 4, 2019

1/9
Please reload

Featured Posts

31 de octubre de 2017

October 31, 2017

Buenos días estimados amigos/as que nos siguen, bendición y paz a todos

El escritor, orador y político romano Cicerón, (106-43 A.C.), dijo, “Los deseos deben obedecer la razón”. Un deseo se trata del interés que se tiene por conseguir o poseer alguna cosa. Tomando en cuenta esto, la pregunta para la reflexión es esta, ¿cuáles son los deseos del cristianismo actual? Sinceramente, ¿cuál es su interés? El grueso de la cristiandad desea una experiencia, no tanto con el Señor, sino “del Señor”, o sea, una de tipo llamada, espiritual. Pero, cuando se habla de desear esta llamada experiencia, se trata de algo sensorial (que se percibe con los sentidos). Cuando la persona siente algo, lo interpreta como causado por Dios, y así, dicha sensación produce un estado subliminal de gozo, pues, se cree haber sido tocados por la divinidad. Muchos se congregan cada domingo, hambrientos y en busca de tales experiencias, y ese parece ser el deseo de muchos. Sin embargo, no acompaña la razón a estas experiencias, muchas de ellas son totalmente subjetivas y poco corroborables. 
Cuando el apóstol Pedro escribió a la iglesia, no descalificó el deseo, al contrario, nos estimula a satisfacerlo, pero su interés está enfocado en desear lo que ha de producir genuino desarrollo espiritual, que sí será comprobado por la forma en que un creyente de desenvuelve. Y el objeto de nuestro deseo debe ser la “Palabra de Dios” bien interpretada o entendida. Veamos, 1 Pedro 2:2, “desead, como niños recién nacidos, la leche espiritual no adulterada, (¡atención con esto!) para que por ella crezcáis para salvación” y, atención con el condicional en el v.3, “si es que habéis gustado la benignidad del Señor” Este último verso es importante, pues, quién realmente haya experimentado la bendición de Cristo, no estará deseando y/o buscando experiencias de tipo místico, sino el saturarse de la palabra de Dios “no adulterada”, que dará crecimiento a su vida. La Palabra de Dios nos ayuda a pensar y apela a nuestra razón para que meditemos y profundicemos en ella. Tenía razón Cicerón a pesar de no haber sido cristiano. ¿Cuál es el deseo que lo consume amigo/a? Mi deseo en este momento de escribir estas líneas es que el suyo sea, “La Palabra de Dios”. Considérelo.

El Pastor

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Follow Us
Please reload

Search By Tags
Please reload

Archive
  • Black Facebook Icon
  • Black YouTube Icon

© 2014 / 15 IGLESIA BAUTISTA CASTELLANA ~ TORONTO  /  ALL RIGHTS RESERVED

46 Denison Road East, Toronto, ON   M9N 1B7 

Tel. 416-963-9073       Pastor Edgardo Piesco

  • White YouTube Icon
  • White Facebook Icon